Dioxyde y Suicide Commando (16/10/05 @ Ritmo y Compás, Madrid)

Pues nada, ayer el primer conciertillo de los dos que avisé hace tiempo ES , el de Dioxyde y Suicide Commando.

El concierto lo empezaron los madrileños de Dioxyde, y la verdad es que fue la hostia, se nota que poco a poco van cogiendo más experiencia en los escenarios. La puesta en escena fue realmente buena, lo dieron todo durante todo el concierto; y el sonido francamente también fue muy bueno. Tocaron temas tanto de su primer disco, Torschlüsspanik, como del que se disponen a sacar ahora en octubre, Social Phobia, y la verdad es que el nuevo disco promete mucho (el grupo no es que prometa, es que es una realidad).

Dioxyde 1 Dioxyde 2 (pincha en las imágenes para verlas más grandes)

Respecto a los belgas de Suicide Commando, bueno, estos si que fueron brutales, se nota que llevan ya su tiempo dando giras. Tuvieron un directo muy fuerte y cañero y en seguida se metieron al público en el bolsillo, pero es normal, con esa actitud no podían sacar otra cosa de nosotros. No se, sencillamente no tengo palabras para describir este concierto, fue impresionante. Aunque eso sí, musicalmente me gustaron más Dioxyde que Suicide Commando, que en general me parecen que tienen sonidos y canciones más variados que los belgas.

Suicide Commando 1 Suicide Commando 2 (pincha en las imágenes para verlas más grandes)

Lo cierto es que realmente se notó muchísimo la sala, sobretodo en comparación con el concierto de Debod ES , y es que cuando una sala está bien acondicionada para dar conciertos y el técnico es competente todo queda en manos de los músicos, y si son como estos, no suele salir nada malo.

Y bueno, por último los puntos malos del concierto, que en ningún caso fue por los grupos. Lo primero es que la sala (Ritmo y Compás) abrió con media hora de retraso (que de puta madre, dos días seguidos con retrasos en las putas salas). Lo segundo es que, como venían directos de Barcelona, apenas les quedaba stock de camisetas, por lo que no pude pillar la de Dioxyde, a parte que tampoco habían traido ninguna copia del disco que están a punto de sacar. Y tercero, es que se me jodió el fotómetro de la reflex antes del concierto, por lo que no me arriegué a sacar casi ninguna foto, ya que le había montado un carrete de sensibilidad 3200, que es la primera vez que iba a usarlo, así que a ojo no podía configurar la velocidad de obturación ni la apertura del diafragma, a ver si esta tarde lo arreglo (es lo que tiene hacer chapuzas en vez de arreglos serios, que luego te putean en los peores momentos).