Restaurante Sakura

El jueves pasado, aunque en un principio íbamos a comer al restaurante Kawara, como estaba cerrado acabamos yendo al Sakura, que está cerquita y andábamos con mono de sushi… era la primera vez que íbamos, y la verdad, tampoco estaba mal.

Nombre: Sakura. Género: Comida Japonesa. Dirección: Geotag Calle de San Cristóbal 11 28001 Madrid Accesibilidad: Metro de Sol (Líneas 1, 2 y 3). Calificación: Bueno. Precio: Caro (25€ por cabeza). Calidad/precio: Regular.

El local es bastante pequeñito… desde luego mucha gente a la vez no entra y las mesas están algo apelotonadas. Eso sí, la decoración es bastante bonita, y las puertas corredizas con trama de madera al estilo japonés quedan bastante bien. La música era bastante pintoresca, no se, me recordaba a la banda sonora de películas orientales de serie B, y estaba a un volumen suficientemente bajo como para oirla de fondo y que no molestase.

La carta es amplia y tiene muchos platos, así a ojo creo recordar que eran unos 80 o 90, pero ver los precios puede asustarte un poco… aunque el menú del día sean 10€ no hay más que ver las pocas cosas que lleva para saber que te quedarás con hambre y tendrás que pedir algo más… como orientación de precios, decir que un plato variado de sushi con 12 piezas de nigiri y otras 6 de maki son 21€ y otro con 8 brochetas variadas son 15€. Los postres salían a 4 o 5€ cada uno… muy caro para mi gusto, pero bueno.

La comida en sí la verdad es que estaba muy rica; pedimos un menú de la casa, un plato variado de sushi y otro variado de brochetas; y de postre un té verde con pasta de judía roja y un helado de té verde… y hay que decir que nos pasamos bastante… comimos hasta sentir que íbamos a reventar, debimos de coger como para 3 personas, pero la cosa es que al pasarnos a la hora de pedir los platos, también nos pasamos bastante del presupuesto y la gracia nos salió bastante cara, pero al menos disfrutamos poniéndonos hasta el culo de comida. Exceptuando una de las brochetas y el arroz tres delicias del menú de la casa, que estaban demasiado saladas para mi gusto (bueno, lo del arroz se puede pasar, pero lo de labrocheta era horrible, era como morder un salero), el resto cumplía perfectamente.

Como aspectos negativos del restaurante caben destacar el precio (aunque tampoco es excesivamente caro) y el tamaño del local, que me pareció muy pequeñito (es más pequeño que el Delhi), lo que supongo que en algunos momentos provocará problemas para encontrar mesa y la necesidad de reservar.

Así que nada, que el sitio está bien, pero no destaca en ningún aspecto en especial. Se pueden encontrar otros sitios con características similares pero más amplios y baratos por Madrid.

Esta vez no hay fotos de los platos, que no me apetecía demasiado hacer el ganso en el restaurante xD.

Japanese restaurants in Madrid: