Restaurante Órale Compadre

¿Qué mejor forma de celebrar el final de los exámenes que yendo a comer a algún lado? la verdad es que el ir a diversos restaurantes para después analizarlos en el blog es muy sufrido, pero en fin, ya sabéis que es mi deber sacrificarme por mis lectores, así que no os preocupéis, que seguiré cebándome de comidas exóticas para que conozcáis buenos sitios para comer (de momento en Madrid) ^^.

Orale Compadre

Nombre: Órale Compadre. Género: Comida Mexicana. Dirección: Geotag Calle Pradillo 30, esquina con Calle Nieremberg. 28002 MADRID, ESPAÑA. Accesibilidad: Metro de Alfonso XIII (Línea 4) y Properidad (Línea 4). Telefono: 914134547. Horario: Mediodías y noches. Tabaco: Está prohibido fumar en el local. Calificación: Bueno. Precio: Medio (17€ por cabeza). Calidad/precio: Buena. Página web: Órale compadre.

El local es medianamente amplio, cuenta con una buena zona de mesas, una barra y un par de mesitas pequeñas. La combinación de colores usada en la decoración me parece bastante mala, y es recomendable no fijarse demasiado en ella para evitar posibles desprendimientos de retina. Si el local tiene un defecto, es el acondicionamiento acústico, que es increiblemente malo, ya que aunque el local no esté demasiado lleno, las voces se distribuyen por toda la sala retumbando y creando un murmullo bastante alto y molesto… de hecho casi siempre que he ido a comer allí he acabado con dolor de cabeza y mareos. Eso sí, se agradece bastante que no se permita fumar en el local.

La carta no tiene demasiados platos, pero sí presenta 4 o 5 de cada tipo, llegando a un total de uno 30 o 40 platos distintos. El precio de los mismos no es excesivamente caro, costando entre 4 y 7€ los entrantes y entre 8 y 9€ los platos principales. Lo que sí me parece demasiado caro son los postres, que cuestan más de 5€ y presentan una ración irrisoria.

La comida es muy sabrosa y está muy bien presentada, con raciones que te sacian pero tampoco te dejan una sensación de ir a tener una digestión demasiado pesada. Caben destacar los totopos (nachos) con guacamole casero que están muy ricos, así como los distintos tipos de fajitas. Los platos suelen ir acompañados de guacamole o pasta de frijoles, así como dos salsas (una roja y otra verde que no se de que serán, pero están cojonudas) y se pueden pedir más tipos distintos de salsas por 1€ cada una, más o menos. El punto más flojo es, tal y como he dicho antes, los postres, que me parecen demasiado caros para la mínima cantidad que ponen.

Para la sobremesa, cabe destacar la carta de cóckteles, que es muy variada, a buen precio, en buenas raciones y siendo algunos bastante fuertes (vamos, con bastante alcohol), con lo que se puede aprovechar bien para cenar ahí antes de salir de fiesta… o simplemente para tomar un par de cóckteles en la barra.

Dos personas pueden comer perfectamente por unos 24€ las dos, pidiendo un entrante a compartir y un plato principal cada uno, pero lo que no recomiendo es pedir postres, ya que aunque están deliciosos, insisto una vez más, son extremadamente caros, y hacen subir el precio de ser un restaurante baratillo a casi empezar a ser caro.

La conclusión es que el sitio está bastante bien, ¡pero que no se os ocurra pedir postre! como me entere de que alguno de vosotros lo hace, me voy a enfadar bastante, que lo sepáis, que si tanto insisto es por algo xD.