Avalon

La verdad es que es curioso que con lo que me gustan las películas de Mamoru Oshii, aun no hubiese hablado de ninguna de ellas. Y también es muy curioso que siendo un gran aficionado a la saga de Ghost in the Shell (de la cual ha dirigido ambas películas), la primera película de Oshii de la que hable no sea una de ellas.

Avalon Título original: Avalon. Título castellano: Avalon. Año: 2001. Género: Ciencia Ficción, Ciberpunk, Drama. Origen: Polonia, Japón. Idioma original: Polaco. Duración: 107 minutos. Director: Mamoru Oshii. Guión: Kazunori Itô. Fotografía: Grzegorz Kedzierski. Música: Kenji Kawai. Color o B/N: Color. Intérpretes: Malgorzata Foremniak, Wladyslaw Kowalski, Jerzy Gudejko, Dariusz Biskupski, Bartlomiej Swiderski, Katarzyna Bargielowska, Alicja Sapryk.

Introducción: La trama transcurre en un futuro cercano en el que prácticamente toda la juventud se evade de la realidad jugando a Avalon, un juego de guerra online ilegal; y la película se centra en Ash, una experta jugadora que se sentirá retada por un desconocido, desembocando en la búsqueda de un nivel de juego oculto.

Comentario: A pesar de que la trama así contada no parece gran cosa, nos enfrentamos a una película con una historia muy bien llevada y con una imagen y una composición que podría elevarla al nivel de obra de arte.

La historia, a pesar de que en un principio nos puede hacer pensar en una película de acción, resulta ser todo lo contrario, contándonos una historia intimista, con dosis de suspense, pero sobretodo con mucho minimalismo, convirtiéndose en una mezcla deliciosa, aunque a mucha gente sin duda le puede llegar a parecer una película bastante vacía y aburrida (que no es el caso).

El trabajo visual tanto del director (Mamoru Oshii) como del director de fotografía (Grzegorz Kedzierski) es simplemente sobrebio, utilizando planos muy poco convencionales para una película de imagen real (aunque sí bastante usados en el género de animación) y una combinación tanto de color como de superposición de imágenes generadas por ordenador sobre imágenes reales impresionante, que dota de mucha fuerza a la película y crea una atmósfera muy apropiada para la trama, tanto en su inicio como en su desenlace.

Los actores no son nada del otro mundo, pero consiguen una actuación bastante decente, manteniendo el tipo y sin hacer participaciones desacertadas, logrando que no se rompa la coherencia del conjunto.

La banda sonora corre a cargo de Kenji Kawai, lo que implica que es una maravilla de música de orquesta con bastante peso en la parte coral. Y la verdad es que no puedo juzgar correctamente como afecta a la película, ya que antes de verla llevaba como 3 años escuchando el disco de la banda sonora, con lo que al ver la peli todo encajaba en mi cabeza como un puzle perfectamente diseñado.

Mi conclusisón es que es una película muy buena, de la que me gustan todos sus aspectos tanto por separado como en conjunto, y que recomendaría ver aunque sólo fuese por el impacto visual que se consigue en ella. Eso sí, tambien es cierto que no es una película apta para todos los gustos y que habrá gente a la que le parezca lenta y aburrida, pero para gustos los colores.

Enlaces relacionados: