Real Jardín Botánico, CSIC

Ayer hice una mini ruta cultural por Madrid, que ya iba tocando descubrir los secretos que esconde esta ciudad en la que llevo viviendo desde que nací… y una de las cosas que encontré ayer me sorprendió por lo que era y, sobretodo, por dónde estaba… pero no, no me refiero al jardín botánico, eso lo descubriréis más adelante xD.

Nombre: Real Jardín Botánico, CSIC. Dirección: Plaza de Murillo 2, 28014, Madrid, España (MAPA). Accesibilidad: Estaciones de metro Atocha (Línea 1) y Atocha-Renfe (Línea 1), parada de Cercanías de Atocha (Todas las líneas), y líneas de autobús 10, 14, 19, 24, 26, 27, 32, 34. Horario: Abierto todos los días del año (excepto navidad y año nuevo), desde las 10:00 a la puesta de sol (inviero 18:00, verano 21:00). Teléfono: 91 420 30 17. Precios: Billete ordinario, 2€; estudiantes con carnet, 1€; personas mayores de 65 años o menores de 10 años, gratis. Página oficial: Real Jardín Botánico, CSIC.

Aunque se ordenó la construcción del Real Jardín con emplazamiento en El Soto de Migas Calientes en 1755, por orden de Fernando VII, en 1774 Carlos III ordenó que se trasladase a su actual emplazamiento en el Paseo del Prado, donde se reinauguró en 1781. Tras varias remodelaciones posteriores, ahora abarca más de 8 hectáreas y alberga más de 5.000 especies diferentes de plantas.

Actualmente está dividido en 4 niveles: la Terraza de los Cuadros, donde se pueden encontrar plantas ornamentales y de huerta; la Terraza de las Escuelas Botánicas, aquí las plantas están ordenadas por afinidad botánica, pudiendo seguir desde las plantas más primitivas a las más evolucionadas si se sigue su orden; la Terraza del Plano de la Flor, que presenta diversos árboles y arbustos, así como los invernaderos en su parte norte;Terraza de los Laureles, básicamente se compone de un edificio destinado a alojar colecciones especiales, como la exposición de bonsais.

La de este jardín es una visita muy interesante, y que ofrece un paseo bastante relajado y desestresante, entre otras cosas por encontrarse en pleno centro de Madrid y no aparentarlo, ni por sus vistas ni por el ruido que hay en él, que es casi inexistente.

A parte de que de vez en cuando alberga exposiciones muy interesantes, tal y como la que hay actualmente (On Site, de arquitectura, de la que hablaré otro día), considero que observar los distintos tipos de vegetación que hay alrededor el mundo es bastante interesante, no sólo para conocer nuestro entorno cercano, sino para ampliar algo más las miras con respecto a otros paises, y es que todos los aspectos que rodean a una cultura son importantes para comprenderla, hasta la vegetación.

Vamos, que es una visita bastante interesante de Madrid, pero que sólo recomendaría a gente paciente, que le guste pasear tomándose su tiempo y que no se aburra excesivamente mirando plantas.

Y hala, como soy un cutre, en vez de poner una foto de la entrada o del invernadero o de los recintos de exposición, pongo una foto del tronco de un árbol con hongos que tienen allí:

Botanico

Enlaces relacionados: