The Iron Dream

Hale, otro libro más a la lista, aunque esté lo terminé hace casi una semana, pero por un motivo u otro he acabado retrasando bastante el comentario.

El Sueño de Hierro Título original: The Iron Dream. Título castellano: El Sueño de Hierro. Autor: Norman Spinrad. Contenido: El Sueño de Hierro (The Iron Dream, Norman Spinrad, 1972), El Emperador de Todas las Cosas (Emperor of Everything, Norman Spinrad, 1987), El Sueño de la Razón, y Algunos Monstruos (Pablo Capanna, 2001). Año: - Género: Ciencia-Ficción, Aventura. Idioma original: Inglés. Idioma leido: Castellano. Traducción: Aníbal Leal. Editorial: Grupo AJEC - Albemuth Internacional. Páginas: 274. Tamaño: 259 x 151 mm. ISBN: 84-96013-25-1.

TresCinco

Introducción Dentro de la novela El Sueño de Hierro, nos encontramos con otra novela, titulada El Señor de la Esvástica, realizada por Adolf Hitler, un mal escritor alemán de ciencia ficción que emigró a Nueva York en 1919, en un mundo en el que la Alemania Nazi nunca ha existido y que ahora se ve amenazado por el avance comunista de la Gran Unión Soviética.

En El Señor de la Esvástica se nos cuenta la historia de Feric Jaggar, un ciudadano portador del verdadero genotipo humano que se dirige a Heldon, el último bastión de Verdaderos Hombres en un mundo lleno de alteraciones genéticas tras una guerra nuclear.

Comentario Lo que se puede considerar como la novela original de El Sueño de Hierro, se divide en dos partes: una supuesta reedición de El Señor de la Esvástica, y el Comentario a la Segunda Edición que se incluye en dicha reedición, abarcando la novela el 95% del libro, y el comentario el 5% restante.

El Señor de la Esvástica es una parte que realmente hay que leer con una mente muy abierta y comprensiva, puesto que en ella se hace un claro y repugnante abuso de la simbología y la ideología nazi: esvásticas, pureza genética, campos de clasificación, masacrar a los que son distintos, y un largo etc. No en vano, esta obra, que en el universo paralelo en el que se crea es una obra de ficción, en el nuestro se ve que es una visión idealizada de Hitler y su Tercer Reich por la gran cantidad de paralelismos existentes con la realidad, con la excepción de que en la novela, el protagonista triunfa incluso donde en nuestra realidad fracasó.

Pero realmente donde se saca la miga del libro, tras esta sobredosis de nazismo y violencia, es en el genial Comentario a la Segunda Edición, en el que Spinrad, encarnado en un crítico de este universo paralelo llamado Homer Whipple, realiza una dura e irónica crítica el comportamiento y la locura del Hitler “escritor” y a toda la ideología y parafernalia que rodea el libro, con una intención clara de que se pueda aplicar también al Hitler “Führer”.

A parte, a esta edición del Grupo AJEC, se han añadido El Emperador de Todas las Cosas, un artículo del propio Spinrad publicado en Isaac Asimov’s SF Magazine, y El Sueño de la Razón, y Algunos Mosntruos, un artículo de Pablo Capanna que apareció en Página 12.

En el primer artículo, Spinrad hace una amplia crítica a la ciencia ficción moderna, aliñándola con ejemplos y con dos comentarios muy interesantes sobre las sagas de Dune y El Juego de Ender (enlaces a mis comentarios de Ender’s Game y Speaker for the Dead). También critica a los lectores de la ciencia ficción y en cómo muchas veces se sienten atraidos por algunas historias que si se dieran en la vida real serían moralmente reprobables, poniendo como ejemplo su propio El Señor de la Esvástica.

El último artículo se dedica a comentar y, en cierto modo analizar, como la ciencia ficción, por muy imaginativa e irreal que sea, puede llegar a afectar a las personas y a guiar e inspirar sus actos, poniendo ejemplos reales de asesinatos y actos terroristas conocidos y las obras en los que los autores dijeron inspirarse para llevarlas a cabo. También comenta como esto mismo se da al revés, con situaciones políticas que alimentan tendencias dentro de las obras de ciencia ficción.

Entrando en aspectos técnicos del libro, la traducción llevada a cabo por Aníbal Leal me ha parecido genial, siendo muy sólida y facilitando una lectura fluida del libro.

La edición por parte del Grupo AJEC me ha parecido genial, con un tomo robusto y de muy buena calidad y con muy buen ojo para seleccionar los dos artículos añadidos al final y que, por supuesto, no hacen aparición en la novela original. También comentar que en este caso, la portada del libro es obra de Calderón Studio.

Esó sí, también decir que he vuelto a ver el fallo de introducir guiones en medio de palabras sin venir a cuento, como ya comenté en El Monstruo de las Galletas, pero eso sí, en esta ocasión apenas sucede una o dos veces en toda la novela. Otro fallo es que en dos ocasiones, por el final de El Señor de la Esvástica, donde debería aparecer un guión de inicio de conversación, aparece dos veces el signo “mayor que”… vamos, para entendernos, que aparece ». Pero como he comentado antes, estos dos fallos juntos aparecen tan sólo 3 o 4 veces en toda la novela, por lo que no deberían ni de tenerse en cuenta.

En esta última parte de conclusión, supongo que no tengo mucho que decir que no haya dicho ya, y es que me ha parecido un libro muy interesante y muy recomendable, pero repito que su lectura no la considero apta para todo el mundo, ya que creo que puede herir muchas sensibilidades.

Enlaces relacionados: