Las Ansias Carnívoras de la Nada

Bueno, otro libro más para la lista… últimamente parece que no paro, pero en realidad es que está dando la casualidad de que los libros que caen ahora en mis manos son bastante cortitos. Y bueno, este es uno de los que me regalaron por mi cumpleaños.

Las Ansias Carnívoras de la Nada Título original: Las Ansias Carnívoras de la Nada. Título castellano: Las Ansias Carnívoras de la Nada. Autor: Alejandro Jodorowsky. Año: 1970. Género: - Idioma original: Castellano. Idioma leido: Castellano. Editorial: Ediciones Siruela - DEBOLS!LLO. Páginas: 176. Tamaño: 190 x 124 mm. ISBN: 978-84-8346-307-9.

DosCero

Introducción Sin tener ningún tipo de recuerdo, aparecen como de la nada 3 sujetos completamente cubiertos con ropa de la cabeza a los pies. No saben quienes son, no saben lo que buscan, pero tratarán de averiguarlo a través de la visión que otros tienen de ellos mismos.

Comentario La trama parte de una idea interesante, y es el de llevar al extremo el saber qué se es no por lo que se es, sino por la percepción que tienen los demás de nosotros. Y esto también se traslada al estilo narrativo, y es que no hay narrador, sino que todo está basado completamente en el diálogo, de tal modo que la descripción de los paisajes, los eventos y las acciones tampoco es percibida a través de una visión imparcial, sino que siempre son transmitidas por la percepción que los personajes tienen de las mismas.

Los tres personajes principales, por las características de la historia, son bastante volubles y empáticos, pero a pesar de no recordar nada, su búsqueda de si mismos hace que no sean completos peleles y se rebelen frente a las cosas que no consideran convenientes.

La atmósfera del libro es bastante onírica, y rebosa surrealismo por los cuatro costados, tantos en sus personajes, como las situaciones y los pasos de unas situaciones a otras.

La lástima es que, aunque esta idea de guión y estilo narrativo con trasfondo onírico, como ya he dicho, es bastante interesante, su puesta en escena no ha terminado de convencerme, y es que me ha resultado un texto muy denso, saturado y recargado, y creo que se podrían haber utilizado esos mismos conceptos de forma que no resultasen tan pesados para el lector.

La edición por parte de Siruela es decente, pero aunque el tomo es algo robusto, la tipografía clara y la maquetación buena, tampoco destaca excesivamente en ningún aspecto. Además, en la portada se nota que el reclamo para vender el libro no es la historia en sí, sino su autor, ya que la única imagen de la misma es una foto de Jodorowsky, y hay más espacio reservado para su nombre que para el título del libro.

Ciertamente el libro no ha teminado de convencerme, y durante su lectura he pasado momentos tanto de “no me gusta a nada” a “no está mal del todo”, pero en ningún momento me ha llegado a gustar claramente. De hecho, como suele pasar con este tipo de libros que tratan de ser para la reflexión personal, me deja mejor sabor de boca ahora que analizo un poco su estructura y contenido que cuando lo leí.

Enlaces relacionados: